Odio a los niños – Manolo Azuero

Odio a los niños. Odio a esos egoístas, maleducados, ruidosos y molestos pequeños seres. Cuya única función es devorar a sus padres mientras dan por culo a cualquier ser humano en un radio de tres kilómetros.

Todo empieza cuando una joven y feliz pareja,- normalmente más joven que feliz- decide traer una criatura al mundo. Y mi pregunta sería… ¿Por qué? Y la respuesta normalmente suele ser… porque sí. La verdad es que no suele ser una decisión que se recapacite demasiado, al fin y al cabo tampoco es tan importante, no es como decidir que móvil o que coche te compras, solo es un puto niño joder.

Que los futuros padres llevan como pareja apenas un par de años juntos… ¡Lo importante es que nos queremos! Que aún ni siquiera viven juntos… ¡La convivencia es fácil habiendo amor! Que están los dos en el paro… ¡Los niños vienen con un pan debajo del brazo!

Pues eso joder, no seáis agoreros, que solo es traer al mundo un ser humano totalmente dependiente durante los próximos dieciocho años. Luego ya si eso le daremos un hermanito para que no esté tan solo. Y si la cosa sale mal siempre nos quedará Aguado.

¿A qué edad es recomendable tener el primer hijo? La respuesta es tan evidente como inexistente en la mayoría de casos: Cuando se pueda. ¿Y cuándo es eso? Cuando tengas la estabilidad adecuada con tu pareja, un lugar más o menos estable donde vivir, los ingresos suficientes y… -esto ya es opcional por lo difícil de encontrar- la cabeza en su sitio.

Si nos atenemos a los hechos, la corta edad de los padres suele ser directamente proporcional a la inteligencia y formación académica de los mismos.

Pero no nos entretengamos más y avancemos en la narración. Ya lo hemos pensado todo cinco minutos y hemos decidido que estamos listos para ser padres. Nos ponemos a follar como locos -para la mayoría de hombres este es el momento de la vida en que más vais a follar- . Si tenéis suerte amigos, la cosa costará un poquito y tendréis unos meses de rellenar el pavo a placer. Creo que me ha quedado un poco ordinario… correrse dentro quería decir. Y si sois unos desgraciados vuestra mujer se quedará embarazada en el primer intento. En cualquier caso aprovechar estos días porque en cuanto nazca la criatura se os acabó el rollo.

El bichillo ha hecho diana y la señora está en estado de buena esperanza. Que bonito joder… Aunque yo soy más fan del estar en cinta para poder hacer la broma del cuando esté en cd me avisas… jajaja ¡La bomba! También podéis decir: estar en estado, o si sois más burracos: estar preñada.

Los nueve meses que vienen a continuación son preciosos, encantadores, maravillosos, ilusionantes… o si lo preferís: Un puto infierno.
Nueve meses durante los cuales tu mujer es el centro de atención, todo es por y para ella. Sus deseos son órdenes. También es probable que no le apetezca demasiado hacer el amor por molestias físicas… En resumen, nueve meses en los que no hay ninguna diferencia con el resto de meses que hayas estado con ella. Bueno si, durante estos nueve meses no puedes quejarte porque todo lo que ella te pida es con razón. En cambio el resto de vuestras vidas…

Durante el embarazo es probable que la mujer tenga antojos. ¿Qué, que son los antojos, amigo novato? Pues nada, ¿Qué cojones van a ser? Un puto invento más de las mujeres para comer lo que le salga del higo. Pero esta vez con la terrible amenaza de que o satisfaces sus antojos o tu hijo nacerá con una aterradora marca… No, con el Marca bajo el brazo no… ¡Tan aterrador no es joder! Y si has tenido un hijo con Roncero te jodes, haber pedido muerte.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s